Actualidad

A+ A-

Curso de relajación extrema en la piscina municipal

1310

El pasado sábado 21 de abril, cerca de las 20:30, la piscina se transformó para realizar un taller de relajación que finalizó con una sesión de WATSU.

Desde hace dos años se vienen celebrando en la piscina sesiones de los que nos gusta denominar RELAJACION EXTREMA, pues es el nivel que alcanzamos cuando terminamos.

El mismo día que se abrió la inscripción se agotaron las plazas ya que quien lo ha probado una vez, no duda en repetirlo. Los efectos beneficiosos son increíblemente inmediatos y continúan en el tiempo. Se llega a unos niveles de relajación tales que la organización tiene que facilitar zumos y frutas para que los asistentes lleguen a casa.

“Cierra los ojos……imagina que estas flotando y envuelto en el agua tibia, unas esencias de sándalo y mejorana, iluminado solo por la luz de un centenar de pequeñas velas, escuchando una suave melodía de Bach mientras te mecen a un ritmo suave, bailas lentamente en el agua, flotas……. dejándote balancear como en la infancia, confiando plenamente en la persona que te ase sin miedo a nada, sin ninguna preocupación en tanto que el peso de tu cuerpo desaparece a la vez que la tensión y el estrés que vas acumulando a lo largo de esos días, se disuelve en el agua.

Toda la piscina se convierte en un templo de la relajación. El tiempo se detiene durante unos instantes y es para ti.

El masaje Watsu constituye una agradable experiencia de relajación y estiramiento corporal, que puede producir profundos estados de transformación, tanto en los niveles físicos, como emocionales.

En el agua, el cuerpo y especialmente la columna vertebral y las articulaciones, pueden distenderse de una forma que no sería posible en tierra firme. El agua alivia el peso de las vértebras, permitiendo a la columna vertebral abrirse y moverse libremente, sin las usuales restricciones producidas por la gravedad y las tensiones musculares”.

El agua, el protagonista

El agua no es solamente el medio en el cual se realizan esta relajaciones, es el elemento terapéutico protagonista, que guía al instructor en sus movimientos, sostiene el cuerpo, y rige en todo momento la comunicación entre los dos. A través de la observación de la relación casi mística que se establece naturalmente entre el cuerpo y el agua.

El agua infunde a este trabajo sus características: la fluidez, la armonía en los movimientos, el sostén que permite libertad en los movimientos dando al mismo tiempo seguridad, la expansión de la columna vertebral y de todas las articulaciones, la intensidad de la experiencia física y la profundidad de la vivencia emocional.

Fuente:

Comenta esta noticia en Facebook

Areas relacionadas:

Alhama de Murcia en las Redes

Este sitio web utiliza cookies para facilitar y mejorar la navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información