Actualidad

A+ A-

Librilla lanza sus pitanzas ante centenares de vecinos y visitantes

23/08/2016 2086
La vecina localidad de Librilla cierra mañana sus fiestas en honor a San Bartolomé Apóstol. 
Desde que comenzaran el pasado día 15 de agosto, los vecinos han podido disfrutar de numerosas actividades deportivas y culturales, conciertos, festivales, campeonatos y concursos. 

Anoche tenía lugar el acto más tradicional de las fiestas: el lanzamiento de Las Pitanzas desde el balcón del Ayuntamiento. El evento contaba con la participación del alcalde de Alhama, Diego Conesa, y el concejal de Atención al Vecino, Pedro López "Piqui", invitados por la alcaldesa de Librilla, María del Mar Hernández. La Pitanza de Honor ha correspondido este año al pintor y poeta librillano Antonio Soto Alcón. 

La Pitanza es un panecillo redondo, de unos 200 gramos de peso aproximadamente que es lanzado a millares, desde tiempo inmemorial, desde los balcones del Ayuntamiento de la Villa. Se trata de un acto único a nivel regional y nacional. Esta tradición hunde sus raíces en la Edad Media, cuando desde el torreón de la antigua fortaleza (castillo formado por siete torres y anchas murallas, ubicado en el lugar que hoy ocupa la Iglesia Parroquial de San Bartolomé Apóstol) se entregaba pan a las personas que residían en el exterior del recinto amurallado y carecían del mismo por encontrarse la población en una época de penuria y hambruna.
Dicho acto se complementa durante toda la mañana del día 22 de agosto con un pasacalles denominado “de la recogida de la harina”, donde el Alcalde, Concejal de Fiestas, Comisión de Festejos, Reinas de las Fiestas y pueblo en general, recorren el Pueblo acompañados de una banda de música recogiendo, casa por casa, una bolsa de harina o su equivalente en metálico.
La “Pitanza de honor” es lanzada, cada año, desde los balcones de la Casa Consistorial de la Villa, el día 22 de agosto, por una personalidad relevante, seguidamente las Reinas de las Fiestas y bellas señoritas de la localidad lanzan el resto de panecillos a cuantos esperan ansiosamente llevarse a casa la preciada pitanza, porque cuenta la tradición que “en la casa donde se guarda una “pitanza” no habrá hambre en todo el año”. Por este motivo, como manda la antigua costumbre, el panecillo del Santo Patrón, pitanza de medievales raíces, símbolo de celebración única, se guarda celosamente para que el Apóstol propicie y bendiga todos los días del año el alimento familiar. (http://www.librilla.es/tradiciones-y-fiestas.asp)

Imágenes: Paco Martínez Sánchez

Comenta esta noticia en Facebook

Areas relacionadas:

Alhama de Murcia en las Redes

Este sitio web utiliza cookies para facilitar y mejorar la navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información