Actualidad

A+ A-

El castillo de Alhama aparecerá en las monedas de 1 euro en una edición limitada

3440
Alhama tendrá el honor en 2018 de convertirse en el primer municipio de Europa en mostrar su castillo (S. XI y XII) en la moneda oficial de la UE. Tras un año de gestiones con el Tesoro Público, éste ha solicitado a la Comisión Europea y el Banco Central Europeo (BCE) acuñar a través de la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre (FNMT) una edición limitada y exclusiva de curso legal de monedas 1 euro que contarán en su reverso con la imagen del principal monumento y símbolo del municipio.

Toda la emisión de monedas de España para este año ya estaba concedida por parte del BCE, por lo que los alhameños deberán esperar hasta junio de 2018 para tener en sus bolsillos las monedas con la imagen del castillo, una vez que el Banco Central Europeo apruebe la nueva programación para el conjunto de los países de la Eurozona. 

El Departamento de Moneda realizará en las próximas semanas el boceto que se convertirá definitivamente en la imagen que figurará en el reverso de las nuevas monedas, y se determinará el número total de ejemplares, que se estima entre 15-20 mil.

El Ayuntamiento de Alhama espera que esta concesión sea el impulso definitivo para la obtención del 1,5% cultural que concede el ministerio de Fomento para finalizar la restauración del castillo, incluyendo accesos, zonas amuralladas y la retirada de la grúa que se instaló en 2010 para los trabajos de restauración de la muralla norte del castillo y torre del homenaje. Unos trabajos que complementan los proyectos del campo de trabajo del yacimiento de las Paleras y restauración del castillo que se llevan a cabo cada año desde la concejalía de Cultura y Patrimonio.

El castillo de Alhama de Murcia

Fortaleza de origen islámico, de los siglos XI y XII. El castillo se encuentra en la Sierra de La Muela, a 285 metros de altitud, sobre un escarpado cerro que domina la localidad, por tanto, este lugar reunía unas condiciones favorables para controlar el Valle del Guadalentín, Además, los musulmanes supieron aprovechar los recursos naturales de la zona, como los nacimientos de agua, instalándose en esta localidad hasta su expulsión.

El castillo formó parte de las fortificaciones de frontera tras la conquista cristiana, con el reino nazarí de Granada, al sur, y con la corona de Aragón, al norte.

La fortaleza se divide en dos espacios diferenciados: un espacio político y militar; y otro cultural, religioso y destinado a proteger a la población.

El recinto superior, ubicado al norte, tiene carácter militar, su función era defensiva. En época islámica no aparecía bien diferenciado, pero en el periodo cristiano esta zona se utilizará con fines exclusivamente militares. El espacio es pequeño, y durante su uso debió estar aterrazado para facilitar su circulación.

En el punto más alto del castillo se encuentra la torre del homenaje, de planta rectangular, aunque ninguno de sus lados es paralelo. El espacio interior se dividía en tres plantas habitables, y sobre ellas se asentaba la terraza. En la primera planta, los muros interiores se decoraban con estucos y pinturas al fresco. La cubierta estaba formada por una gran bóveda ojival, sostenida por dos arcos apuntados, de los que sólo se conserva uno completo. La segunda planta conserva aún los muros desnudos, sin abertura hacia el exterior. Sobre esta planta debía de haber otra de la que no se conserva nada más que sus muros perimetrales. Por último estaría la terraza, con las típicas saeteras y almenas, características de cualquier fortaleza.

Cerca de la torre existía un depósito de agua, que cubría las necesidades de las tropas militares encargadas de la defensa. El aljibe tenía forma rectangular, y estaba impermeabilizado con mortero de cal que evitaba las pérdidas de agua.

El recinto inferior se encuentra al sur, y estaba destinado a refugiar a la población local, es de menor complejidad defensiva que el anterior. Se articula mediante una muralla, que se sitúa en la parte baja de la ladera, esta muralla se adapta a las curvas de nivel. La entrada al recinto tiene un carácter defensivo, se impide la entrada directa. En esta zona se encuentran las habitaciones que cumplían diversas funciones: viviendas, almacenes etc. En la parte oriental se encuentra la “Balsa de la Reina”, un depósito de agua con cubierta abovedada que cubría las necesidades de los que habitaban en esta zona.

Ambos recintos se levantaron con varias técnicas constructivas, de diferentes épocas. Entre ellas destaca; la mampostería trabajada con argamasa de cal, utilizada en los muros; el encofrado calicastrado, capas de tierra y mortero de cal mezcladas, que se utilizó para toda la parte superior; el encofrado de calicanto con piedras unidas con argamasa, que se usó para los muros del alzado; la sillería se usó en los arcos; y el encofrado de tierra se utilizó para construir la muralla.

En el último tercio del siglo XVI el castillo se convirtió en una fortaleza señorial del Marqués de Los Vélez, entonces señor de Alhama. Hacia el siglo XVII, el castillo fue abandonado y algunas de sus partes fueron demolidas, sin embargo, se ha recuperado buena parte de su estructura, y en la actualidad se están llevando a cabo obras de restauración y consolidación, con el fin de ofrecer al público una visita didáctica e ilustrativa por todo el recinto.

Comenta esta noticia en Facebook

Areas relacionadas:

Alhama de Murcia en las Redes

Este sitio web utiliza cookies para facilitar y mejorar la navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información